¿Qué se puede hacer en Galicia en la nueva normalidad?

Galicia entrará de lleno en la nueva normalidad el próximo lunes y su Diario Oficial publica este sábado la norma que afectará a los parques y zonas deportivas de uso público que están al aire libre, áreas en las cuales únicamente se permitirá una persona por cada cuatro metros cuadrados de espacio de superficie computable.

En esta Comunidad, la primera que abandona el plan de desescalada antes de la fecha del 22 de junio propuesta por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los albergues turísticos podrán volver a operar, aunque con una capacidad máxima del 50% del aforo.

Con todo, la tendencia general es la de ampliar al 75% la concentración de personas, con instrucciones específicas para cada actividad.

Los establecimientos, instalaciones y locales deberán exponer al público la cabida máxima autorizada, que deberá incluir a los trabajadores, y establecer procedimientos que permitan el recuento y control.

Las escaleras mecánicas, los ascensores, las zonas comunes de paso y las recreativas son los puntos críticos a los que habrá que prestar especial atención, señala el texto del Gobierno gallego.

En los velatorios podrán estar 60 personas al aire libre y 30 en espacios cerrados mientras que en la comitiva fúnebre, para el entierro o cremación, se permite un ligero incremento: hasta 75.

En los banquetes de las ceremonias nupciales, el tope es de 250 personas si son fuera y 150 en interiores.

Los establecimientos y locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales abiertos al público no podrán superar el 75% del aforo total y en el supuesto de que estén distribuidos en varias plantas, tendrán necesariamente que guardar esa misma proporción.

En aquellos que tengan condición de centros y parques comerciales o formen parte de ellos, igualmente al 75%, y no podrá rebasarse el 50% del aforo en zonas comunes y recreativas. Con los ‘mercadillos’ no será posible superar tampoco el 75% de los puestos habituales autorizados.

El extenso documento incluye el matiz, no obstante, de que los ayuntamientos podrán aumentar la superficie habilitada y fijar, asimismo, nuevos días para el ejercicio de esta actividad en la vía pública y, de este modo, compensar las limitaciones.

En los cines, teatros, auditorios y circos de carpa, fuera del plan de desescalada, deberá haber butacas preasignadas y en los recintos destinados a espectáculos públicos y actividades recreativas lo mismo, público sentado y un límite máximo de 300 personas en lugares cerrados y del 1.000 al aire libre.

Este condicionante afecta por ejemplo a los mítines, hecho relevante en Galicia que, como el País Vasco, celebra elecciones el próximo 12 de julio.

En la práctica de la actividad deportiva federada de competencia autonómica, de forma individual o colectiva, sin contacto físico se tolera un máximo de hasta 25 personas simultáneamente en los entrenamientos.

No se aplicará tal límite en las competiciones en las que las reglas federativas garanticen espacios diferenciados para cada equipo. En las piscinas, el límite es del 75% tanto en el acceso como en la propia práctica deportiva o recreativa.

En cuanto a las actividades de tiempo libre destinadas a población infantil y juvenil, si son en espacios cerrados no deberá superarse el 50% de la capacidad máxima del recinto, incluyendo a los monitores.

En las playas, tanto en los lugares para el lavado de pies como en las duchas deberá estar una única persona por cada vez, exceptuando las situaciones en las que alguien necesite asistencia, y será imprescindible reforzar la limpieza y desinfección de esos espacios.

Las discotecas y establecimientos de ocio nocturno podrán trabajar exclusivamente las terrazas al aire libre para consumo “sentado en mesa”.

Limitarán su aforo al 75% de las mesas permitidas en el año inmediatamente anterior. La ocupación máxima será de 25 personas “por mesa o agrupación de mesas”. La actividad taurina podrá volver con un tope de 800 personas.

La administración autonómica incide en que han llegado a su fin las medidas de contención más restrictivas habidas hasta la fecha, pero se mantienen la vigilancia epidemiológica, la capacidad reforzada del sistema sanitario y las salvaguardas de protección de la ciudadanía.

Si la evolución lo permite, en algo más de dos semanas, el 1 de julio, podrían regresar los establecimientos que se dedican a ofrecer juegos y atracciones recreativas diseñadas para público de edad igual o inferior a los doce años, los espacios de juego y entretenimiento y las fiestas infantiles.

También las discotecas (el interior) y las fiestas y verbenas, así como otros eventos populares, además de las atracciones de feria.

El reinicio de la actividad formativa gestionada o financiada por la Xunta se llevará a cabo, refleja el Diario Oficial de Galicia (DOG), cuando exista una resolución de la dirección general competente de Economía y se fijarán las condiciones de seguridad y salud laboral que deberán cumplir las entidades públicas y privadas que impartan las correspondientes acciones formativas.

Las escuelas infantiles (de 0 a 3 años) y los centros de atención diurna permanecerán clausurados hasta que se dicte la resolución del departamento competente en materia de política social.

Tras lo ocurrido con las residencias de mayores, por los contagios habidos en esos centros, se mantiene inalterable la facultad de la autoridad sanitaria competente para una eventual intervención.

Los centros, servicios y establecimientos sanitarios y sociosanitarios deberán notificar con carácter urgente todos los casos confirmados y probables de SARS-CoV-2, el virus causante de la pandemia, así como los fallecimientos que puedan estar relacionados con esa enfermedad responsable de la emergencia sanitaria. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *