La Torre de Hércules cierra la Semana Santa con más de 4.000 visitantes

La coruñesa Torre de Hércules ha cerrado la Semana Santa con un registro de 4.388 visitantes desde el pasado 21 de marzo, sesenta más que un año antes, informan hoy fuentes del Consistorio de A Coruña. Los días con más afluencia de turistas abarcaron del jueves al domingo, con 2.772 visitantes a este monumento Patrimonio de la Humanidad.

La mayoría de las personas que se acercaron al faro son de origen gallego, hasta un 26%, mientras que el 15,5% procedían de Madrid, el 11% del País Vasco, el 9,77% de Castilla y León, el 5,4% de Asturias y el 4% de Cataluña. Entre los turistas extranjeros sobresalen los procedentes de Portugal. El pasado año finalizó con la visita de 117.427 personas a la Torre de Hércuoles, 3.578 más que durante 2014.

Datos curiosos
* La Torre de Hércules es el único faro romano del mundo que desde sus orígenes hasta la actualidad continúa en funcionamiento.
* Es el único faro romano del que conocemos el nombre del arquitecto-ingeniero que se encargó de su realización, Caio Sevio Lupo, que se perpetuó al dejarlo grabado en una inscripción conmemorativa dedicada al dios Marte Augusto, a los pies de su construcción.
* Con sus aproximadamente 37,2 m de altura, la Torre de Hércules es uno de los edificios conservados más altos de los que conocemos de época romana, sólo comparable con algunas obras como la Columna Trajana.
* En 1858, la reina Isabel II, acompañada de sus hijos, visitó A Coruña y el faro. Para la ocasión, según Tettamancy, se procedió al “embellecimiento” del interior del edificio que consistió en recubrir el aparejo de las paredes interiores con grandes lienzos de papel estampado y telas, disponiendo incluso tabiques de barrotillo en la planta baja y falsos techos para ocultar las bóvedas.
* La restauración de Giannini fue considerada una de las grandes realizaciones de la ingeniería española de la época, por eso el Gobierno decidió presentar una maqueta del faro a la Exposición Universal de París de 1867 y de Viena de 1873.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *